07/29/2015

Eduardo Rivas Melo a 34 años de su muerte.

¿ Qué hubiera sido de “Lalo” en 2015 ?

Si bien nuestro camarada, ya no se encuentra con nosotros, siempre lo recordamos en cada incendio o salida a la que cualquiera de nuestras maquinas acude.
Sin embargo, si nos hacemos la pregunta, de que sería de Lalo en la actualidad, no hay una sola respuesta.

Un hombre esforzado el cual, trabajaba y estudiaba no puede quedar lejos de un ejemplo a seguir. En la actualidad, Lalo sería un Voluntario Honorario, quien compartiría un Dudo los días Lunes e incluso compartiría algunas salidas con aquellos más jóvenes quienes están buscando su conocimiento y experiencia. No vale con solo recordarlo como fue, sino como ha involucrado a la Trece con su legado. No cabe duda, que su legado aun perdura entre nosotros y es así como se manifiesta en Voluntario de no más de 5 años de antigüedad, quien actualmente tiene la responsabilidad de ponerse el casco rojo, lo recuerda como si realmente lo hubiera conocido; “Ahora y volviendo al comienzo de mis palabras con la muerte, la gente encuentra sentido a muchas cosas principal mente a la vida, para mí la perdida de cada uno de nuestros mártires es como la trece le encontró el sentido, el sentido de ser TRECERINO, porque estoy seguro de que desde el tío Alberto hasta el chupe saben que es ser de la trece, saben que significan los mártires, saben cuál es el sentido de cada uno de nosotros en esta compañía.  

A ti lalo, te doy las gracias sin poder haberte conocido en persona por el sentido que le diste a la trece, por el sentido que le diste a mi vida el día que ingrese a la TRECE, quiero decirte que dejaste  grandes amigos que hoy en día se encargan de contarnos como eras. Quizás muchas veces con la voz entre cortada y al borde de caer una lagrima pero no de pena, si no que de orgullo de poder bombeado con Tigo, te doy las gracias al igual que a oscar, Mirko y cheo por escucharme en más de alguna ocasión o por ayudarme en más de algún llamado.
Quiero que sepas que cada vez que me subo a alguno de esos camiones con el numero 13 brillante junto a mis guardianes y rompemos el silencio de la noche con nuestra sirena en providencia los llevamos con nosotros y cuando digo con nosotros no me refiero a sus nombres escritos en la puerta, si no que me refiero por debajo de nuestras cotonas en nuestros corazones.”

Ahora me doy cuenta de cómo una persona a la que un bombero no conoció puede dejar un legado sublime, con el cual todo bombero de la Trece se da cuenta lo que es ser Trecerino y es la pasión, con la cual aquel que promete o jura en Sesión se debe sentir retribuido sin esperar nada a cambio.

Simplemente, Lalo en la actualidad sería un bombero que se apasiona cada año que avanza, por su querida Trece y quienes lo componen. La Trece es pasión, sin este sentimiento el fuego que cada uno lleva debajo de las cotonas, no dejaría que se mantenga prendido. Lalo, Alfredo, Mirko y Cheo, son quienes alimentan nuestro fuego para que sin pensarlo optemos por una vida a la que el circulo cercano de un Voluntario, no crea lo que cada uno de los Trecerinos sean capaces de entregar por su querida Compañía.

Finalmente, este legado entregado por Lalo, debe ser recibido por parte nuestra como un motivo para no dejar de creer en que ellos, siempre quieren el bien de la Trece.

'